biofilm

¿Qué es el biofilm?

Quienes trabajamos en el sector de la instalación y el mantenimiento de equipos industriales estamos acostumbrados a oír hablar de este término. También aquellos profesionales del área médica, odontológica o agrícola. Para explicar a qué se refiere este neologismo, en este artículo responderemos a la pregunta: ¿qué es el biofilm?  Además, hablaremos de los efectos nocivos que puede provocar lo que conocemos igualmente como tapiz bacteriano, biopelícula o tapete microbiano.

El tapiz bacteriano

El biofilm es una estructura colectiva y compleja de microorganismos que se adhiere a superficies vivas o inertes, formando una comunidad. Este ecosistema microbiano suele estar perfectamente organizado y su característica principal es que produce una especie de capa protectora segregada por los propios microorganismos.

De esta forma, estos gérmenes o bacterias logran una mayor resistencia frente a antibióticos o biocidas que aquellos que sobreviven como organismos libres. Es decir, soportan dosis más elevadas de productos antimicrobianos. Según algunos estudios científicos que conocemos, el biofilm contiene alrededor de un 15 % de células, mientras que el 85 % restante se compone de dicha capa protectora o matriz extracelular.

¿Qué es el biofilm o biopelícula y cuáles son sus efectos nocivos?

biofilm

Estas agrupaciones o comunidades son capaces de crecer en aquellas superficies a las que se adhieren, generando resistencias, lo cual las convierte en un verdadero peligro en lo que a higiene y seguridad en los distintos entornos se refiere.

Al describir qué es el biofilm no podemos olvidarnos de sus efectos negativos. De hecho, se asocia a la naturaleza crónica de algunas infecciones bacterianas en el tracto respiratorio. Por ello, debemos realizar una limpieza y desinfección exhaustiva, ya que es capaz de crecer en circuitos de agua, equipos de refrigeración, circuitos de combustible, utensilios quirúrgicos y otras muchas superficies.

Su impacto en la salud pública es innegable, así como también en la de los animales. Tal es así que algunos patógenos que se transmiten a través de los alimentos, como es el caso de la listeria o la salmonella , cuentan con la capacidad para formar estas biopelículas.

Asimismo, la placa dental, caries, infección periodontal, neumonía, fibrosis quística, cistitis crónica, endocarditis bacteriana, osteomielitis y prostatitis crónica, entre otras, son muchas de las infecciones que puede provocar el biofilm. Estas resultan muy difíciles de combatir mediante tratamientos con antibióticos y no podemos prevenirlas mediante inmunización.

La sepsis, potencialmente mortal, es otra de las infecciones asociadas que puede provocar, debido a que el biofilm suele formarse comunmente en catéteres endovenosos y arteriales, así como también en catéteres urinarios, sigmoidoscopios, lentes de contacto, válvulas cardíacas artificiales, marcapasos e, incluso, prótesis ortopédicas.

En definitiva, el biofilm es una agrupación de gérmenes y otros microorganismos que puede suponer numerosos riesgos para nuestra salud. Por tanto, es fundamental que adoptemos las medidas necesarias en materia de higiene y desinfección en los entornos anteriormente descritos.

Sin comentarios

Añadir un comentario